Desbloqueando la sencillez: Los idiomas más fáciles de aprender para hablantes de inglés

Elly Kimreviewed byIryna Andrus / more about Editorial Process12 min
Created: 24 enero 2024Last updated: 24 enero 2024
Languages to Learn

Los hablantes nativos de inglés a menudo tienen una ventaja al aprender otros idiomas. Nuestro foso lingüístico de palabras y estructuras de raíz europea occidental nos da un acceso relativamente fácil a todo, desde francés hasta español. Dominar lo básico de estas opciones populares puede ser más rápido que empezar desde cero con una familia de idiomas desconocida. Este artículo explora el idioma más fácil de aprender para los hablantes de inglés. Examinaremos diferentes lenguas y cubriremos sus reglas gramaticales, patrones de pronunciación y otros aspectos.

¿Qué hace a un idioma fácil de aprender?

Aprender una nueva lengua puede ser desalentador, especialmente si difiere mucho del lenguaje materno de uno. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué hace que un idioma en particular sea más fácil o más difícil de aprender que otros? Aquí hay algunos factores que impactan en la facilidad con la que los hablantes de inglés pueden aprender otra lengua extranjera:

  • Similitudes con tu lengua materna. Los hablantes de inglés tienen una ventaja al aprender francés o español, ya que estos toman prestado mucho del latín y comparten raíces comunes indo-europeas con el inglés. El neerlandés o alemán también son idiomas extranjeros fáciles de aprender, ya que comparten varias características con el inglés, como el orden de las palabras y la estructura de las oraciones.
  • Caracteres complicados o tonos. El japonés y el mandarín usan caracteres para escribir, lo que los hace más lentos de aprender que los idiomas con alfabetos más simples. De manera similar, los tonos presentan un desafío extra, ya que permiten que varias palabras compartan sonidos similares: ¡pequeñas diferencias en el acento o tono pueden alterar completamente la definición de una frase!
  • Exposición a lenguas extranjeras. Cuanto más exposición tenga uno a una lengua extranjera, más fácil se vuelve aprender y entenderla. Por ejemplo, los niños que crecen en hogares bilingües o pasan tiempo escuchando música en otros idiomas a menudo desarrollan un oído para esa lengua. Del mismo modo, los adultos que viajan con frecuencia o tienen amigos que hablan otro idioma probablemente aprenderán frases y estructuras gramaticales inherentes a ese dialecto.
  • Fortalezas lingüísticas personales. Algunas personas tienen un talento natural para reproducir sonidos vocalmente, mientras que otras sobresalen en memorizar vocabulario o entender estructuras gramaticales. Aprovechar estas fortalezas puede llevar a una experiencia de aprendizaje de idiomas más agradable y sin esfuerzo.

Mientras estos factores pueden influir en la facilidad del aprendizaje de idiomas, también es importante señalar que la motivación y la dedicación son cruciales. Por lo tanto, el tiempo de estudio regular es más valioso que depender de ventajas naturales o recursos.

Cuatro idiomas sencillos en términos de gramática

La gramática suele ser una de las partes más difíciles al aprender un nuevo idioma. Navegar por una estructura de oraciones compleja, la conjugación de verbos y casos gramaticales puede ser confuso y frustrante, especialmente para los principiantes. Sin embargo, algunos idiomas tienen reglas gramaticales relativamente simples que facilitan el aprendizaje. Entonces, ¿cuál es el idioma más fácil de aprender en términos de reglas gramaticales?

  • Holandés

La estructura de las oraciones en neerlandés se asemeja mucho a la del inglés, siendo el orden sujeto-verbo-objeto el más común. Además, el neerlandés tiene dos artículos definidos, “de” y “het”, sin artículo indefinido, lo que facilita a los hablantes de inglés entender el género del sustantivo.

Además, la conjugación de verbos en neerlandés es bastante sencilla, ya que sigue patrones predecibles basados en el tiempo y el sujeto. No hay casos gramaticales complicados como los que se encuentran en alemán. Además, los patrones de pronunciación en neerlandés no son demasiado complejos, por lo que los hablantes pueden aprender fácilmente los sonidos del idioma. Aprender neerlandés es una excelente opción para cualquiera que busque una experiencia cultural sencilla y sin complicaciones.

  • Afrikáans

El afrikáans se habla en Sudáfrica y es otra gran opción para los hablantes de inglés. Su estructura gramatical es bastante similar a la del neerlandés, con muchas palabras heredadas de ese idioma. Además de ser un idioma germánico occidental como el alemán y el danés, el afrikáans comparte muchas raíces comunes, lo que hace que sus estructuras de oraciones sean muy familiares.

Una de sus mayores ventajas gramaticales es que carece de conjugación verbal: los verbos se presentan en su forma raíz sin cambiar para reflejar quién está haciendo la acción o en qué momento. El afrikáans tampoco tiene sustantivos con género como muchos otros idiomas, como francés y alemán; en su lugar, sólo cambia ligeramente las terminaciones de las palabras para los plurales.

  • Español 

El español a menudo se considera el idioma más fácil para que los estadounidenses aprendan, por lo que es inteligible para muchos hablantes de inglés debido a sus raíces latinas. Pronunciar palabras y memorizar vocabulario puede ser complicado, ya que algunos sonidos pueden diferir del idioma materno, pero en general, su fonética tiende a sentirse más familiar que otros idiomas.

Una gran ventaja de la gramática española es su sistema de conjugación de verbos simple. No hay muchos verbos irregulares, y el género gramatical solo tiene dos clases: masculino y femenino, lo que simplifica la estructura de las oraciones y el acuerdo de los adjetivos. Sin embargo, algo a tener en cuenta es que el español tiene un sistema de pronombres más complejo que el inglés. Aun así, la regularidad de su gramática lo convierte en una excelente opción.

Las comunidades de habla hispana se encuentran en todo el mundo, por lo que los estudiantes pueden sumergirse rápidamente y mejorar su práctica diaria. Ya sea desde las encantadoras calles de España o los animados mercados de Sudamérica, ¡convertirse en fluido es un emocionante viaje cultural que seguramente disfrutarás!

  • Chino mandarín

Definitivamente, el mandarín no es el idioma más fácil del mundo, pero sus reglas gramaticales son bastante simples. En comparación con el inglés, la estructura de las oraciones es más sencilla y sigue un orden sujeto-verbo-objeto. Además, el idioma no tiene artículos (un/una/el/los), conjugación de verbos, ni plurales, lo que significa que hay menos reglas para que los estudiantes memoricen.

Las dificultades vienen en otras áreas, como la pronunciación y los tonos. El mandarín es un idioma tonal con cuatro tonos principales, donde el significado de una palabra puede cambiar dependiendo de cuál se use. El sistema de escritura también implica aprender miles de caracteres, lo que puede ser bastante intimidante para los principiantes.

Siete idiomas más fáciles de aprender para hablantes de inglés

Aunque las reglas gramaticales pueden desempeñar sin duda un papel esencial en la facilidad de aprendizaje de un idioma, otros aspectos, como la pronunciación y el vocabulario, también intervienen. Algunos idiomas pueden tener estructuras gramaticales relativamente complejas, pero aun así ser más manejables para los hablantes de inglés debido a sus raíces lingüísticas compartidas y vocabulario familiar. Aquí hay otros siete idiomas que los hablantes de inglés pueden encontrar fáciles de aprender:

  • Noruega

El noruego es una opción fantástica para aquellos que buscan adentrarse en los idiomas escandinavos. Con sus verbos básicos, sustantivos y adjetivos que coinciden estrechamente con sus equivalentes en inglés, está entre los idiomas más fáciles de aprender.

La pronunciación en noruego puede ser complicada, ya que depende en gran medida de los acentos de tono, pero sus reglas gramaticales son relativamente sencillas. A diferencia de la mayoría de los otros idiomas indoeuropeos modernos hablados en Europa, los noruegos usan solo un caso gramatical, prefiriendo el orden de las palabras o las preposiciones en su lugar. Y hay suficiente vocabulario compartido entre el noruego y el inglés, por lo que los estudiantes deberían poder comprender nuevas palabras rápidamente.

  • Sueco

El sueco es otro idioma germánico con una construcción gramatical relativamente simple. Sus estructuras de oraciones se asemejan al inglés, y las palabras son fácilmente reconocibles debido a sus raíces lingüísticas compartidas.

El sueco también tiene menos formas verbales que muchos otros idiomas europeos, por lo que los estudiantes no tienen que dedicar tiempo a memorizar múltiples patrones de conjugación o irregularidades. Además, su pronunciación no plantea desafíos significativos, aunque algunos sonidos pueden requerir atención adicional al hablar.

  • Portugués

El portugués es un idioma que comparte muchas similitudes con el español, ya que ambos se derivan del latín. Tiene menos sonidos vocálicos que el inglés y sigue patrones de pronunciación similares sin tener tonos complicados.

Las reglas gramaticales del idioma son sencillas en comparación con otras lenguas romances. La conjugación de verbos puede ser más compleja, pero el género de los sustantivos suele ser predecible: las palabras femeninas terminan en "a" o las masculinas en "o".

Como ventaja, el portugués se habla en varios países de todo el mundo, incluidos Portugal, Brasil y partes de África. Hay muchas oportunidades de inversión, y el idioma abre puertas a culturas diversas y destinos hermosos.

  • Italiano

El italiano es sin duda uno de los mejores idiomas para aprender para los hablantes de inglés. Es un hermoso idioma romántico famoso por su musicalidad. Una ventaja que tienen los hablantes de inglés al aprender italiano es que muchas palabras comparten raíces latinas con el inglés, lo que facilita la adquisición de vocabulario.

La fonética del italiano es relativamente fácil, ya que se corresponde estrechamente con la ortografía, lo que hace que la pronunciación sea más predecible. Además, la gramática italiana no presenta muchos desafíos para los hablantes de inglés, con una estructura de oración sujeto-verbo-objeto y patrones de conjugación de verbos sencillos.

  • Alemán

El alemán puede parecer un idioma intimidante para aprender debido a su reputación de palabras compuestas largas y reglas gramaticales. Sin embargo, muchos temas se asemejan al inglés, lo que lo hace relativamente fácil para los estudiantes con un trasfondo lingüístico indoeuropeo.

Además, el alemán tiene un sistema de ortografía transparente con menos irregularidades que el inglés. Una vez que aprendas las estructuras gramaticales básicas y las reglas de orden de palabras, construir oraciones se vuelve relativamente simple. Al igual que con el noruego y el sueco, el alemán tiene sustantivos con género que pueden llevar tiempo aprender. Sin embargo, también presenta patrones de conjugación predecibles que hacen que las formas verbales sean más fáciles de dominar.

  • Francés

El francés es un idioma romántico que toma prestado mucho del latín, similar al español. El inglés y el francés comparten muchos cognados (palabras que suenan similares con orígenes compartidos), lo que facilita el reconocimiento de vocabulario para los hablantes de inglés.

La pronunciación puede parecer inicialmente desconcertante, pero una vez que los estudiantes han comprendido las reglas fonéticas que rigen sus patrones de ortografía, hablar con fluidez se vuelve mucho más accesible. La estructura de las oraciones a menudo sigue la forma sujeto-verbo-objeto, como en inglés, con varios adjetivos dispuestos típicamente después de sus sustantivos.

  • Rumano

El rumano puede ser una adición sorprendente a la lista de idiomas fáciles de aprender para los hablantes de inglés. Presume de un sistema de pronunciación relativamente simple donde cada letra corresponde a un sonido. Tiene menos sonidos vocálicos que el inglés, lo que facilita la pronunciación y pone menos estrés en la lengua que en español o francés.

Las reglas gramaticales del rumano son relativamente sencillas comparadas con muchos idiomas eslavos en Europa del Este, que tienen casos gramaticales complejos como el polaco o el ucraniano. Además, el argot tiene un orden de palabras flexible, lo que permite a los estudiantes formar oraciones sin preocuparse por estructuras estrictas. Aunque el rumano puede ser menos comúnmente hablado en todo el mundo, sigue siendo una excelente opción para los hablantes de inglés que buscan una experiencia cultural menos explorada.

1

Esperanto: El idioma más fácil de aprender

Aquí hay una especie de bonificación a nuestra lista: Esperanto. Es un idioma artificial creado a finales del siglo XIX con la misión de unir a hablantes de diferentes países y fomentar el diálogo internacional a través de su estructura gramatical simplificada. No es un idioma oficial en ningún lugar, ya que no fue creado para un país o cultura en particular.

Aunque no es hablado por muchos, el Esperanto sin duda se lleva la corona como el idioma más rápido de aprender. Solo hay 16 reglas gramaticales que seguir, sin género, conjugaciones de verbos ni plurales de los que preocuparse. En cuanto a la estructura de las oraciones, sigue un orden predecible sujeto-verbo-objeto similar al inglés.

Muchas palabras han sido seleccionadas explícitamente para que sean fáciles de recordar para cualquiera que hable un idioma europeo. Además, el Esperanto tiene ortografía fonética, lo que significa que puedes pronunciar cualquier palabra con precisión simplemente mirando su forma escrita.

Todas estas características hacen que el Esperanto sea amigable para principiantes y una excelente opción para aquellos que buscan algo inusual y único. La comunidad de hablantes de Esperanto es muy acogedora, y todos pueden encontrar rápidamente recursos en línea para mejorar su experiencia de aprendizaje.

Haz el proceso de aprendizaje de idiomas más fácil con Promova

¿Quieres aprender un nuevo argot más manejable? ¡No busques más allá de Promova! Nuestra plataforma ofrece una variedad de herramientas y recursos para ayudarte a alcanzar tus metas de manera rápida, eficiente y segura.

Ya sea que quieras dominar el inglés o aprender un idioma de la lista anterior, Promova puede ayudarte en el camino. Nuestros extensos cursos cubren todo, desde pronunciación y gramática hasta habilidades conversacionales para que aproveches al máximo tus estudios. Además, nuestras lecciones personalizadas con tutores certificados y actividades interactivas pueden mantenerte comprometido y motivado a lo largo de tu viaje.

Nuestra aplicación para iOS y Android también abre posibilidades globales: ahora puedes estudiar desde cualquier lugar del mundo con acceso a numerosos cuestionarios, listas de palabras y ejercicios de práctica. ¡Así que ponte en contacto con Promova hoy para comenzar tu viaje de aprendizaje de idiomas! La primera lección es gratuita, para que puedas probarla y ver cuán fácil y efectivo es nuestro enfoque.

Conclusión

Aunque adquirir competencia en una lengua extranjera puede parecer inicialmente desalentador, saber qué idiomas son los más fáciles de aprender para los hablantes de inglés es un excelente punto de partida. Solo recuerda que la motivación personal y la dedicación son factores cruciales. Al utilizar recursos como la plataforma Promova e inmersión regular en comunidades de habla nativa, puedes avanzar hacia la fluidez y hacer que el proceso sea más agradable y eficiente.

FAQ

¿Cuál es la mejor manera de aprender un nuevo idioma?

La mejor manera de aprender un nuevo idioma implica un esfuerzo constante y la inmersión en contextos auténticos. Practique regularmente con hablantes nativos y utilice recursos como libros de texto, aplicaciones o vídeos que se adapten a su estilo de aprendizaje.

¿Cuánto tiempo se tarda en aprender un nuevo idioma?

El tiempo varía en función del alumno, de la lengua de aprendizaje y de la práctica. Según algunos estudios, alcanzar cierto nivel de competencia puede llevar entre 480 y 720 horas. Sin embargo, la fluidez puede llevar miles de horas y años de práctica. Plataformas como Promova ofrecen la posibilidad de poner a prueba tus conocimientos lingüísticos en línea, lo que es una forma estupenda de estimar tu dominio.

¿Es posible aprender una lengua por Internet?

Sí, es totalmente posible aprender una lengua en línea. Existen numerosos recursos, desde plataformas como BBC Languages hasta aplicaciones de tarjetas como Memrise Anki. Los cursos en línea, los podcast y las series de vídeos también pueden ser muy útiles.

¿Pueden los adultos aprender un idioma tan rápido como los niños?

Si bien es cierto que a los niños les resulta más fácil aprender nuevos idiomas debido a la flexibilidad de sus cerebros en desarrollo, los adultos también pueden aprender una nueva lengua con dedicación y esfuerzo. Eso sí, los adultos deben practicar con más regularidad y dedicar más energía.

Comments

0
No comments