Martin Pysny: "Las plataformas de aprendizaje de idiomas no están diseñadas para disléxicos. Estamos cambiando eso con Promova y Dysfont".

Tori Torn7 min
Created: 2 febrero 2024Last updated: 2 febrero 2024

Martin Pysny es un diseñador disléxico y fundador de la fuente especial para personas con dislexia, Dysfont, utilizada en el Modo Disléxico de Promova. En esta entrevista nos habla de su vida con dislexia y de su misión de concienciar sobre el diseño para personas con dislexia y estrés visual y reducir el impacto que los trastornos del aprendizaje tienen en la vida de las personas.

"No soy lo bastante bueno. Y por mucho que me esfuerce no podré leer sin esfuerzo". Ese es el pensamiento con el que Martin Pysny había convivido todos sus años en la escuela. Aunque sólo tenía 7 años, Martin ya notaba que se diferenciaba de sus compañeros. Las dificultades con la lectura y la escritura estuvieron presentes desde el principio. El pequeño no podía evitar tropezar con las letras que parecían muy raras sobre el papel. 

"Mis padres me hicieron pruebas cuando estaba en segundo curso y me diagnosticaron oficialmente dislexia (un trastorno del aprendizaje que causa problemas con la lectura, la escritura y la ortografía). Pero decidieron no hablar de mi enfermedad y siguieron trabajando conmigo según las pautas que les dio el médico", cuenta Martin. En los años 90, en Eslovaquia, la mayoría de la gente no sabía nada de la dislexia. No se hablaba tanto de ella como ahora. Por eso, Martin descubrió la verdad años más tarde, cuando era adolescente. "Cuando tenía 14 años, vi un episodio de un programa de televisión americano en el que el presentador entrevistaba a un niño con dislexia. El niño tenía los mismos síntomas que yo", explica. "Hablé con mis padres sobre el episodio y me confirmaron que era disléxico. Como puedes imaginar, no me hizo mucha gracia que mis padres me lo ocultaran durante tanto tiempo. Pero al final entendí por qué hicieron lo que hicieron. Al fin y al cabo, en aquella época yo tenía muy baja autoestima y los problemas de aprendizaje aún no estaban normalizados en la sociedad. Unos años más tarde, descubrí que también tenía estrés visual (sensibilidad a los patrones visuales)".

Cuando le pregunté a Martin cómo ve los textos, me confesó sinceramente: "Es una pregunta un poco difícil de responder, ya que no tengo ni idea de cómo ve el texto la gente normal". Cada persona con dislexia tiene sus propios problemas a la hora de percibir el texto. En el caso de Martin, varios factores influyen en su percepción: la longitud del texto, el tipo de letra, el tamaño de las letras y el espacio entre líneas. "Por ejemplo, al mirar el tipo de letra Serif, que tiene un contraste bastante alto, terminó experimentando estrés visual. El texto parece desvanecido, las letras saltan y tiemblan, y algunas zonas tienen manchas oscuras. Resulta bastante molesto y muy difícil concentrarse durante la lectura. Tengo que esforzarme mucho para captar la esencia del texto cada vez. También necesito algo más de tiempo para comprender el texto porque tardo más segundos en reconocer una letra difícil o una palabra entera".

Durante muchos años, Martin estuvo convencido de que la dislexia era la razón por la que iba un poco por detrás de sus compañeros. Solía ver errores en sí mismo, pero no en el mundo que le rodeaba. Pero después de probar un tipo de letra especial para la dislexia que no le funcionó, Martin se dio cuenta de que el principal problema es la falta de accesibilidad. Así que, mientras estudiaba diseño, se le ocurrió la idea de crear un tipo que realmente ayudará a las personas con dislexia a leer y escribir. "El nacimiento de Dysfont -un tipo de letra único diseñado para ayudar a las personas con dislexia y/o estrés visual- comenzó como mis estudios universitarios allá por 2013. Desarrollé la primera versión de Dysfont como parte de mi tesis de licenciatura en la Academia de Bellas Artes y Diseño de Bratislava", explica Martin. "De niño, no podía imaginar que mi misteriosa afección, que me complicaba la vida, acabaría marcando el rumbo de mi vida".

Durante casi 10 años, Dysfont siguió siendo una versión beta del producto que potencialmente podría cambiar la vida de 780 millones de personas disléxicas en el mundo. Sin embargo, recibir comentarios positivos de un pequeño círculo de usuarios y presentar el tipo de letra en eventos como TEDx empujaron a Martin a volver a mejorar Dysfont. 

En 2023, se asoció con Promova, una solución integral para todas tus necesidades de aprendizaje de idiomas, para crear un Modo Dislexia especial que utiliza Dysfont. "Conocer otros idiomas, especialmente el inglés, abre nuevos horizontes a cualquier persona. Por desgracia, las personas con dislexia siempre nos hemos quedado atrás en el aprendizaje de idiomas porque el proceso nos resulta muy agotador", afirma Martin. "Y, por desgracia, a pesar de su popularidad, las plataformas de aprendizaje de idiomas no están diseñadas para disléxicos. Así que estamos cambiando eso con Promova y Dysfont".

Aprender y escribir en la lengua materna de Martin ya era un reto para él cuando era un niño con dislexia, pero cuando empezó a aprender inglés como lengua extranjera sólo dos años después, la lucha se hizo aún más real. "Recuerdo que una de las primeras tareas que tuvimos fue aprender 15 palabras sencillas como “apple” (manzana) y rabbit (conejo). Me esforcé mucho por memorizarlas, pronunciándolas y escribiéndole docenas de veces. Pero cuando el profesor lanzó un examen para comprobar lo que habíamos aprendido, escribí mal un montón de palabras. Por ejemplo, no veía la diferencia entre la b minúscula y la d. Así que "conejo" se convirtió en "raddit". Y lo peor fue que cuando mi profesor me devolvió el trabajo con las correcciones, yo seguía sin detectar lo que estaba mal en mi ortografía". El inglés resultó ser un idioma aún más complejo de aprender para una persona con dislexia porque la ortografía y la pronunciación son bastante diferentes. "Estaba forzando a mi cerebro a hacer algo para lo que no estaba hecho".

Con el tiempo, Martin consiguió dominar el inglés sin la ayuda de un profesor especializado en enseñar a niños con dislexia. De adolescente, tuvo la oportunidad de pasar todo el verano en EE. UU. o el Reino Unido, así que aprendió inglés de forma más natural y lo pulió en la escuela durante 12 años en Eslovaquia. Martin estaba decidido a dominar el inglés porque comprendió muy pronto que se puede acceder a mucha más información si se domina el inglés. Incluso hizo un máster en Tipografía y Medios de Comunicación en la Real Academia de Arte de La Haya (Países Bajos) (una de las mejores escuelas de arte del mundo), con cursos totalmente en inglés. Sin embargo, Martin tuvo que esforzarse mucho más que sus compañeros para mejorar sus habilidades. Esas son las dos razones principales por las que Martin decidió incorporar Dysfont al aprendizaje de idiomas asociándose con Promova.  

"Cuando se trata de aprender idiomas a través de aplicaciones, hay algunas cosas que, en mi opinión, deberían tenerse en cuenta para hacerlo más accesible a las personas neurodivergentes, por ejemplo, reducir el brillo del color y evitar colores que contrasten mucho, ofrecer diferentes formas de memorizar palabras (como escuchar y mostrar una ilustración) y evitar las funciones de gamificación en las que compites con otros o contigo mismo para terminar las actividades más rápido. Promova ya hace todo eso, y creo que añadir Dysfont completará el conjunto". 

Dysfont ayuda a distinguir las letras haciendo que las versiones en mayúsculas y minúsculas sean lo más parecidas posible y diferenciando p, q, b y d. Además, reduce el contraste entre el texto y el fondo para facilitar la legibilidad y minimizar los efectos negativos del estrés visual. dijo Martin: "Agradezco a Promova que se haya convertido en la primera empresa del mundo en implantar Dysfont. Juntos podemos ayudar a los disléxicos a aprender idiomas con éxito".

Comments

0
No comments